El Estado de Méjico, al banquillo

|
"Esmeralda tenía 15 años y acababa de salir de su trabajo. Me decían señora, búsquela, estará con el novio, aparecerá, así son todas". Así le contestaron a la madre de una de las niñas asesinadas en Ciudad Juárez, cuando denunció su desaparición. Desde 1993 hasta la fecha más de 1000 mujeres has sido raptadas, mantenidas en cautiverio, sujetas a una atroz violencia sexual y algunas torturadas ferozmente, antes de ser asesinadas y tiradas en algún sitio abandonado. Y ni una sentencia condenatoria.

No puedo ni imaginar el dolor de esas madres al saber el trato al que han sido sometidas sus hijas. No puedo ni imaginar la desesperación de esas madres cuando se enfrentan a la ineptitud, intransigencia, corrupción y encubrimiento de las autoridades mejicanas. Porque igual que, por ejemplo, se esta realizando un descomunal despliegue del ejército para luchar contra el narcotráfico, para intentar resolver los feminicidios de Ciudad Juárez existe un desinterés verdaderamente impresionante. Así que todas esas mujeres, en su gran mayoría niñas, pobres y sin ningún poder en la sociedad, son doblemente víctimas, primero por ser cruelmente asesinadas y segundo porque a muy poca gente le importa.

La semana que viene el Estado de Méjico se sienta en el banquillo acusado de negligencia e inactividad. En la Corte Interamericana de Derechos Humanos de Chile comienza el juicio por el asesinato de tres mujeres halladas, entre otras, en el llamado "campo algodonero". Tendrá que acatar lo que el Tribunal señale y no podrá seguir evadiendo su responsabilidad. Se abre una puerta a la esperanza.

Sé que nada devolverá la vida a todas esas mujeres, sé que nada podrá aliviar el sufrimiento de esas madres, pero espero de verdad que nunca más en Ciudad Juárez, una madre tenga que ver a su hija marcharse al centro, a trabajar o al instituto y piense si tendrá la suerte de volverla a ver con vida.

Imagen: Reuters
Oido en: Cadena Ser

9 comentarios:

Alvaro dijo...

La diferencia entre la lucha contra el narcotráfico y la desaparición de mujeres en Ciudad Juárez sólo se puede justificar de una manera: dinero. El narcotráfico lo mueve, y las mujeres muertas no. Así es de crudo, así de fuerte. Ójala se consiga algo.

Tq

Erotismo dijo...

el país lleva una espiral de decadencia tremendo.. espero que hagan algo pronto

Belén dijo...

Tienes razón, seguramente el dolor será el mismo, porque las niñas no aparecen y están muertas, pero cuando hay algo de justicia, parece que se digiere mejor...

Besicos

manuespada dijo...

Es muy fuerte lo de Cidad Juárez. hace un año hice una entrevista a una de esas madres que perdió a su hija allí y contaba un panorama que parecía el mismo infierno, increíble que ocurra algo así y no se haga nada. Besos.

Markos dijo...

Es trágico que la vida de una mujer en determinadas partes del planeta valga menos que un trago de soberbia masculina.

Salu2

Pharpe dijo...

Lo cierto es que como dice Belén espero que con algo de justicia, se pueda al menos sobrevivir, porque estas madres lógicamente nunca volverán a sonreír, pero al menos sentir un poco de que quién la hizo que pague; mas lo veo algo complicado.

RECOMENZAR dijo...

Fascinante leerte...te sigo a diario aunque a veces no comente
besos

Nelson Diaz dijo...

Una denuncia digna de ser reflejada a todo nivel necesario, en busqueda de una luz que traiga esperanza a tantas mujeres atrapadas en este lamentable ciclo de necesidades y tragedias. Te felicito por tu sensibilidad, y tambien por tu brillante blog en general.
Un cariñoso abrazo desde Venezuela amiga.

MAR dijo...

ME SIENTO TAN ORGULLOSA DE TI...DE VER ESTE LADO SENSIBLE Y SOLIDARIO QUE ESTA DENTRO DE TI.
BESOS Y ABRAZOS Y LA ILUSIÓN DE UN MUNDO MAS JUSTO Y MEJOR.
MAR

Blog Widget by LinkWithin