Colores

|
Como parece que no puedo estarme quieta y como me decía Landahlauts, me había quedado con ganas de obra, una vez terminadas las de la finca, decidí que ya metida en zarandajas era el momento adecuado para mandar pintar mi casa entera, que falta le hacía. Ya puestos a arruinarme, pues me arruino entera y además, mis ventanas nuevas quedaban bastante deslucidas con unas paredes que llevaba años sin arreglar. Ahora ya casi esta terminado y espero poder dedicarme un poco más a este espacio mio y a los vuestros, que tengo bastante abandonadillos. Pero es que con todo el follón, casi no he podido acercarme al ordenador, ya que según iban avanzando por los cuartos iban dejándonos sin poder acceder hoy a uno, mañana a otro y nos dábamos de zurriagazos por coger el que estaba libre. Y cuando por fin agarraba uno, me llamaban los pintores para hablar del clavito o agujerito, de azules o amarillos o manchas y fontaneros. Cuando volvía, claro, había perdido mi silla. Y todo esto aderezado con siete horas diarias ininterrumpidas de música exactamente igual, de la que prefiero no hacer comentarios. ¡Diez dias!

Casi no he pisado la calle, pero ahora que las cosas van volviendo a su sitio, que ya no vivo tras los plásticos y que es primavera, parece que lo veo todo de otro color y no me refiero solo a las paredes de mi casa, que también. Desde aquí aviso que este fin de semana, y exceptuando el sábado a las 10 que del sillon no hay quien me mueva, voy a resarcirme y en casa no me va a ver el pelo ni el Tato.

18 comentarios:

Cosechadel66.es dijo...

Me siento como Felipe II con las obras de El Escorial.

¿Seguro que quieres cambiar el suelo?

A ti lo que te pasa es que te va la marcha :-P

Un beso

TORO SALVAJE dijo...

Ahora cuando acaben de pintar podrías poner parquet en los techos.

Besos.

Sonix dijo...

Jeje, parece que las obras crean algo de adicción ¿no? Mira, ya sabía yo que te alegrarías antes o después. A veces no hay nada como un poco de ajetreo, la tranqulidad posterior, ver las cosas de otro color y el calorcito que va llegando... me alegro de que estés más positiva!
Ay, el finde, qué ganitas le tengo yo también!

Belén dijo...

Ya verás qué contenta te vas a quedar cuando veas tu casica nueva!

Besicos

Lucía dijo...

Pues aprovecha, que este fin de semana va a hacer bueno, que para disfrutar de la casa ya hay tiempo en invierno.

Besitos

sue dijo...

Oye, pues me parece muy bien, te lo mereces después de tanta obra. Este finde a la calle a disfrutar del buen tiempo, dí que sí.

Qué suerte que estrenas casita! (una obra siempre es como un estreno)

Un saludo.

PD: ¿Qué pasa el sábado a las 10?

Marcela dijo...

Y CUANDO DISFRUTAR????????????????????????????????????
Que tu fin de semana sea muy tranquilito y regaloneado.
Besos
mar

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo enorme.

Froilán De Lózar dijo...

Obras son amores... Jajaja
Antes de meterte en la faena del repaso y demás, tómate un descansito.
Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Bon dia Alba.
Que tinguis un molt bon diumenge.

:)

Alejandro Pardellas dijo...

Ojalá la primavera,donde vuelven a llegar colores y olores,las obras,o lo que sea, te devuelvan la energía perdida,y con ella la alegría.

Descansa,pero sal a pasear y a recuperar tu sonrisa.

Besitos!!!

moderato_Dos_josef dijo...

siempre conviene hacer unas obritas a tiempo, no vaya a ser que luego se te caiga la casa a pedazos...
Un placer visitarte.
Un abrazo, josef

miocide dijo...

¡como me gusta el rock`nroll
Que bueno es el fito.

Yo, que he sido jardinero, he entrado en mil casas en obras, como ultimo gremio. El que acaba las obras.
Asi que en los presupuestos decidi poner una clausula que explicaba que "no estan incluidos en el presente presupuesto los trabajos de limpieza y retirada de escombros etc, procedentes de actuaciones de otros gremios u obras anteriores".

Aparte de eso, y por lo general, prevenia a la dueña de las casa contra el sindrome postjardin y le explicaba que ponemos tanta ilusion en la creacion de un espacio y es tanta la belleza externa que podemos llegar a contemplar, una vez terminado el jardin, que podemos ser facil victima del subsiguiente bajón en nuestra apreciacion de lo que es estar vivo cuando llege el invierno.

Nunca fuì un jardinero barato.

No podemos dejar nuestra felicidad en manos de las cosas. La vida es sentir. Sentimos todo lo que se nos pone por delante.
La felicidad la llevamos dentro. Eso es lo que tenemos que sentir
Ahí es donde tenemos que mirar.

Mis disculpas por ocupar tanto espacio...
Ha sido un placer.

Fiebre dijo...

Coge y mira bien el resultado, empápate de EL.
Recítate a ti misma...¡cómo mola mi obra!

Y lárgate de casa, (a ser posible con alguien que tenga perilla) a vivir el sol de la primavera al Retiro o a la Plaza Mayor...

Creo que os lo mereceis.
( Y yo me siento ahora mismo como Bárbara Cartland) juas juas.

efe dijo...

Se empieza pero no se acaba.
El año pasado yo y mi Dueña estuvimos peleandonos con las obras y ensayando los colores.
Este año me dedicaré a ver mis flores que prometen ser bellas.
Obras nunca más. Jejejeje.
Un saludo.
efe

alejandra dijo...

Cuidado, esas cosas engancha...

alma dijo...

Uyyy ganas de obra...qué susto. Luego es genial!!

SKIZO dijo...

In your honour and in the honour of wall the Writwrs and Poets, I published an ilustration.

Blog Widget by LinkWithin