Playera pero sin sombrilla

|
Sí, yo soy muy playera. Y eso que odio el mar, la arena y la sal. A lo que me refiero es que me encanta sumergirme en los diversos mundos que me ofrece mi PlayStation. Y aunque hay gente que se extraña cuando se lo cuento por mi condición de mujer y por mi edad, lo cierto es que mi salón es un compendio de PS One, PS2 y PS3, además de PSP que anda por algún cajón.

He acompañado a Lara en todas sus aventuras, luchando con tigres, escalando muros, dando saltos impensables en todas sus aventuras, ya sea en Japón o en Egipto, en un templo o en los túneles del metro. Me he deslizado por cortinas, he esquivado trampas o me he movido en el tiempo, para salvar princesas en la antigua Persia y así derrotar a temibles visires. He vivido las Cruzadas en Jerusalén y Damasco en la piel de un Hashashins, conociendo a Ricardo Corazón de León y engañando a los Templarios. He luchado en la Tierra Media junto a Aragorn, Légolas o Gandalf y me he puesto morada a matar orcos mientras recorría las ruinas de Moria, visitaba Rivendel y aumentaba mi experiencia para ser capaz de enfrentarme al temible Sauron. He sido un samurai en un mundo dominado por la magia y los poderes ocultos en el Japón medieval, para lograr deshacerme de una vez por todas del malvado Nobunaga Oda. He sufrido como propia la ira y los remordimientos de Kratos, un espartano al servicio del dios Ares, y mientras no dejaba títere con cabeza, he abierto la Caja de Pandora, he muerto y resucitado para convertirme en un nuevo dios de la guerra.

Y por supuesto y por encima de todos, he sido Cloud, Squall, Yitán, Tidus, Yuna o Vaan en mis muy queridos y variopintos escenarios de Final Fantasy. Así que como loca estoy porque salga este nuevo mundo donde me voy a sumergir horas y horas, y donde mi única preocupación será decidir si usar magia blanca o negra o si me lío a guantazos con esta estupenda espada-pistola. Mala suerte que creo que tengo que esperar hasta el 2010. De momento voy haciendo boca.



Y hablando de todo esto, me ha hecho gracia que mientras Nintendo anuncia un nuevo mando "clásico" para la Wii, Sony y Microsoft sacan un mando similar al Wiimote, para PlayStation 3 y Xbox 360. Señores, ¿quién da más?

7 comentarios:

Pharpe dijo...

Bueno yo por mi edad (voy camino de 27) comencé con las consolas cuando cursaba 4º de EGB con la mítica NES y luego me pase a la SUPERNES, luego tras un lapsus metido a ordenadores, me compre la play2 y hoy en día la play3 y tengo que reconocer que no hay nada mejor que poder viciarte a un juego.

No soy fan de Final Fantasy, aunque está bien, y me chupo todos los de mi trilogía favorita sobre la Tierra Media, los de Lara son míticos o el Assasin Creed, te recomiendo también si nunca jugaste los de "El Tésoro de Drake", más plataformas.

Besos y sigue así

Belén dijo...

Madre mía, no estoy para nada al orden de estas cosas, dios!

Besicos

efe dijo...

Pues es una forma de desconectar de la rutina diaria.
Tomo nota
Un beso.
efe

la jardinera dijo...

Ni me gustan las maquinetas, ni las pelis de ciencia ficción, menos, los libros de idem, así que poco puedo argumentar en este post.

Mi hijo tiene esas maquinetas que has nombrado (mi dinerico me cuestan) pero no distingo una de otra...

Besos y besos,

PinUp dijo...

Soy más de los Sims... jaaaaaaaaaaajajajaja!
Se me da fatalísimo el tema de las consolas... nunca me han agradado...
Ahora, el sing star... NO TENGO PAROLE! Y el Buzz... así, jueguecitos simples en los que pasar las horas en compañía de otros chalados... desgarrar mi garganta (porqué no sé si sabes que tengo una vocación perdida jijijiji)
En fin, venía a saludarte y dejarte un besazo enorme!!!!

Muakssssssssssssssssssssssss!!!

TORO SALVAJE dijo...

Ahora hace tiempo que no juego ninguna aventura gráfica, supongo que la edad va haciendo estragos, pero mira que las he disfrutado.
Cualquier día vuelvo.

Besos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Tienes un blog interesante.

Saludos desde el sur.

Blog Widget by LinkWithin